El 11 de febrero se conmemora el “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”, fecha proclamada el 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Por este motivo, a nivel mundial se promueve la realización de actividades que visibilizan la labor científica para fomentar vocaciones que aumenten la participación de género en esta área.

A pesar del impulso alcanzado por la participación de las mujeres en campos sociales, técnicos, tecnológicos, de ciencias exactas, ingenierías entre otros, aún están insuficientemente representados. En la actualidad, menos del 30% de los investigadores, en el mundo, son mujeres.

En Ecuador, si bien la cifra aumenta al 45% de participación femenina en la ciencia, la realidad es la misma. Según cifras proporcionadas por Herdoiza (2015), el incremento de las mujeres en la educación superior no refleja su aporte a la ciencia; en parte, se debe a los prejuicios y al contexto sociocultural donde aún perpetúan modelos de discriminación que mantienen alejadas a las mujeres de la ciencia.

Por ejemplo, la distribución de becas de cuarto nivel para maestrías y doctorados es del 58% para hombres y del 42% para mujeres; en el ámbito académico a nivel superior, el 82% de hombres han ejercido cargos de rectores frente al 18% que son mujeres; asimismo, el 64% son docentes hombres frente al 36% que son mujeres según datos obtenidos en el 2015.

En consecuencia, en el 2016, se crea la primera Red Ecuatoriana de Mujeres Científicas (REMCI) con diez mujeres y, para este año, su cifra llegó a casi cien quienes trabajan como un gran equipo gracias a una comunicación constante, espacios equitativos, roles y objetivos claros que permiten aportar, compartir y difundir ciencia. Entre los retos, está aportar en la elaboración de políticas públicas y poner interrogantes en la Agenda Científica con el fin de generar una ciencia inclusiva y diversa que aporte al desarrollo del país.

En el caso de la ciudad de Cuenca, las cuatro universidades locales se han sumado a esta iniciativa gracias a la REMCI, nodo Cuenca, red de apoyo e intercambio de conocimiento que busca visibilizar el trabajo y los retos que enfrentan las mujeres en la academia.

Uno de los eventos conmemorativos se dio el viernes donde se presentaron 24 stands que visualizaban la “ciencia contada por mujeres”. El secreto del éxito de estos primeros pasos, es el talento, la iniciativa, dedicación y constancia de una nueva mirada, necesaria para el avance de la ciencia.